martes, 15 de septiembre de 2009

CLASIFICACIÓN DE LOS SERES VIVOS
En biología, identificación, denominación y agrupamiento de organismos en un sistema establecido. Las numerosas formas de vida que existen deben ser nombradas y organizadas de manera ordenada, de modo que los biólogos de todo el mundo puedan estar seguros de que conocen el organismo exacto que es objeto de estudio.
Los nombres científicos de los organismos constan de dos términos: el género y la especie en latín. Este sistema es el llamado binomial.
Así como varias especies se agrupan en géneros, los géneros semejantes se reúnen en familias, A su vez, éstas se agrupan en ordenes y estos en clases. Un conjunto de clases puede llamarse división si estamos estudiando las plantas o filosi se trata de animales. Los filos (o divisiones) son las grandes divisiones de los reinos.
Dentro de los seres vivos se reconocen dos reinos, el Vegetal y el Animal, ya desde que Aristóteles estableció la primera taxonomía en el siglo IV a.C. Las plantas con raíces son tan diferentes en su forma de vida y en su línea evolutiva de los animales móviles y que ingieren alimentos, que el concepto de los dos reinos ha permanecido intacto hasta hace poco. Sólo en siglo XIX, bastante después de saber que los organismos unicelulares no se ajustaban adecuadamente a ninguna de las dos categorías, se propuso que éstos formaran un tercer reino, Protista. Mucho tiempo después de que se descubriera que la fotosíntesis era la forma básica de nutrición de las plantas, los hongos, que se alimentan por absorción, continuaban siendo clasificados como plantas debido a su aparente modo de crecimiento mediante raíces.
En la actualidad, debido al gran desarrollo que han experimentado las técnicas para estudiar la célula, se ha puesto de manifiesto que la división principal de los seres vivos no es entre vegetales y animales, sino entre organismos cuyas células carecen de envoltura nuclear y organismos cuyas células tienen membrana nuclear. Los primeros se denominan procariotas (anteriores al núcleo) y los segundos eucariotas (núcleos verdaderos). Las células procarióticas también carecen de orgánulos, mitocondrias, cloroplastos, flagelos especializados, y otras estructuras celulares especiales, alguna de las cuales aparece en las células eucarióticas. Las bacterias y las algas verdeazuladas son células procarióticas, y las taxonomías modernas las han agrupado en un cuarto reino, Monera, también conocido como el reino de los Procariotas.
Las células eucarióticas se desarrollaron con posterioridad y pueden haber derivado de asociaciones simbióticas de las células procarióticas. El reino Protistaestá compuesto por diversos organismos unicelulares que viven aislados o formando colonias. Se cree que cada uno de los reinos multicelulares se ha desarrollado más de una vez a partir de antecesores protistas. El reino Animal comprende los organismos que son multicelulares, tienen sus células organizadas en diferentes tejidos, son móviles o tienen movilidad parcial gracias a tejidos contráctiles, y digieren alimentos en su interior. El reino Vegetal o de las Plantas está formado por organismos multicelulares que en general tienen paredes celulares y que contienen cloroplastos donde producen su propio alimento mediante fotosíntesis. El quinto reino, los Hongos, incluye los organismos multicelulares o multinucleados que digieren los alimentos externamente y los absorben a través de superficies protoplasmáticas tubulares denominadas hifas (de las que están formados sus cuerpos).
La clasificación de los seres vivos en cinco reinos (ver tabla en la página siguiente), está basada en tres niveles de organización: el primitivo nivel procariota; el eucariota, relativamente simple y ante todo unicelular, y el complejo multicelular eucariota. Dentro de este último nivel, las tres líneas evolutivas principales se basan en tipos de nutrición diferentes, y se expresan en los distintos tipos de organización tisular característicos de los animales,vegetales y hongos.

La clasificación de los seres vivos es motivo de controversia desde hace mucho tiempo; estos tres esquemas son algunos de los utilizados actualmente. Arriba: El sistema aristotélico sólo reconoce plantas y animales, que diferencia por el movimiento, el mecanismo de alimentación y la forma de crecimiento. Este sistema agrupa procariotas, algas y hongos con las plantas, y protozoos móviles capaces de alimentarse con los animales. Centro:El perfeccionamiento de las técnicas y los materiales de laboratorio puso de manifiesto las diferencias entre células procarióticas y eucarióticas y determinó una nueva clasificación que las reflejaba. Abajo:En época más reciente se han admitido cinco reinos que tienen en cuenta la organización celular y la forma de nutrición.









REINO MONERA

Morfología
Está integrado por los organismos procarióticos, unicelulares y está constituido por bacterias y algas azuladas (cianobacterias), son más primitivos que los eucariotas. Todos ellos poseen ribosomas y una cadena circular de ADN asociada a una pequeña cantidad de ARN y una proteína no histónica, que no está encerrada dentro de una membrana.
Carecen de organelos delimitados por membranas (mitocondria, lisosomas, retículo endoplásmico, etc.). Se dividen por fisión binaria o por fragmentación y brotación, pero pueden tener recombinación genética.
El tamaño suele ser menor que el de los eucariotas. La membrana celular de los procariotas carece de colesterol y de otros esteroides.
En las bacterias fotosintéticas, los sitios de la fotosíntesis, están en la membrana celular.
Poseen paredes rígidas; son hipertónicos con relación a su ambiente, si careciesen de paredes, estallarían.
En algunos procariotas la pared consta de 2 capas, una interna de péptido-glucano y otra externa que contiene lipoproteínas y lipopolisacáridos.
Algunos tipos de bacterias tienen prolongaciones que se conocen como flagelos y pelos. Los pelos son unos bastones cilíndricos rígidos; son más cortos y más finos que los flagelos. A menudo existen centenares en una sola célula. Sirven para fijar la bacteria a una fuente alimenticia o a la superficie de un líquido.
Distintos tipos de bacterias producen colonias, aparecen cuatro grupos morfológicos:
ü bacilos: formas rectas en bastón.
ü cocos: forma esférica.
ü espirilos: largos bastones en tirabuzón.
ü vibriones: espirales incompletas.
Los cocos pueden adherirse en pares, después de la división (diplococos); ocurrir en aglomeración (estafilococos), o formar cadenas (estreptococos).
Cuando los bacilos permanecen juntos se extienden unidos por sus extremos formando filamentos, porque siempre se dividen en el mismo plano (en forma transversal). En algunos géneros, estos filamentos son de aspecto fúngico.
Las procariotas se mueven de muy diversas maneras. Los flagelos pulsan con un movimiento rotatorio y son tan finos y las pulsaciones tan rápidas que es imposible ver este movimiento.
La mayoría de las procariotas son heterótrofos y la mayoría de los tipos se alimentan de materia orgánica muerta. Las bacterias y otros microorganismos son responsables de la descomposición y reciclado de la materia orgánica del suelo.
Evolución
El Reino Monera es el más antiguo de todos; y los procariotas contemporáneos, son los organismos más abundantes del mundo. Si bien se han descubierto fósiles de Monera en estratos rocosos que datan de hace 3.500 millones de años.
Una teoría que goza de gran aceptación, es la que afirma que las células procarióticas que comenzaron a vivir de forma permanente en el interior de otras células más grandes se transformaron en las actuales mitocondrias y cloroplastos de las células eucarióticas.
Los procariotas existen desde muy largo tiempo y evolucionaron como respuesta a diversas presiones de selección.
Ciertos rasgos, como la forma de la célula y de la colonia habían surgido de manera reiterada; pero otros, como la pared celular, la capacidad de fotosíntesis y la aptitud para formar esporas, se han perdido en forma independiente en una cantidad de linajes.
Hábitat- Adaptación
Las bacterias no sólo son organismos que viven en las plantas y animales causándoles daños, también habitan suelos, estanques, lagos, arroyos, fuentes hidrotermales, glaciares, cerca de los polos, tanques de almacenaje de gasolina, etc.
A su vez las bacterias son las principales desintegradoras de casi todos los ecosistemas. No solo degradan los restos muertos de organismos mucho más grandes, sino además liberan las moléculas y los átomos constituyentes de estos para dejarlos a disposición de otros miembros de la comunidad.
Aunque la mayoría sea beneficiosa para la vida en los ecosistemas y las comunidades humanas, otros representantes constituyen un aspecto negativo al funcionar como agentes causales de enfermedades.
Algunas procariotas son simbiontes de células eucariotas, y viven en su interior. Las evidencias indican, de este modo, que los organismos del Reino Monera aparecieron pronto en la historia de la Tierra, antes de que la atmósfera tuviera oxígeno disponible. Ciertas bacterias de hecho son capaces de vivir sin oxígeno, y en determinados casos no pueden vivir en su presencia.
Algunos viven como organismos libres y otros forman colonias poco complejas.


Clasificación del reino Monera








A continuación se presenta un video que describe las caracteristicas de este reino y como los seres vivos se fueron clasificando.




video



ARTÍCULO CIENTÍFICO SOBRE CIANOBACTERIAS.

ENERGÍA-EEUU: El verde impulso de las algasPor Enrique Gili

SAN DIEGO, Estados Unidos, nov (IPS/IFEJ) - Stephen Mayfield, nuevo director del Centro de San Diego para la Biotecnología de Algas en la Universidad de California, lidera un enorme desafío: dar a luz a una industria de energía alternativa.

Algunos dicen que la magnitud histórica de extraer combustible de las algas se equipara a la del Proyecto Manhattan --intento de los aliados de fabricar una bomba atómica antes que la Alemania nazi, durante la Segunda Guerra Mundial (1939-1945)-- por su promesa de satisfacer de modo sustentable la demanda mundial de combustible para transporte.

Tras años de inactividad en el sector de los biocarburantes, la carrera se centra en producir "crudo verde". Para lograr este objetivo, un puñado de científicos e inversores de riesgo están dispuestos a apostar a esto, en la creencia de que en la suciedad de los estanques se esconde un brillante futuro verde.

Una idea que hace una década parecía absurda ahora gana créditos, mientras se vuelve más claro que nunca que las fuentes alternativas de combustibles serán necesarias para mitigar los efectos del recalentamiento planetario y para satisfacer las futuras demandas energéticas.

En 2008 Estados Unidos consumió 140.000 millones de galones (530.000 millones de litros) de combustible para transporte. En todo el mundo, esa cifra superó los 320.000 millones de galones (1,2 billones de litros).

Mayfield vislumbra que un día las algas se producirán a gran escala, tanto en Estados Unidos como en otros países.

Aunque la capacidad de los países productores de petróleo de satisfacer las futuras demandas de energía es objeto de disputa, los expertos en energía reconocen que hay varios factores que guían el renovado interés en los combustibles alternativos.

Entre científicos, corporaciones y políticos existe un amplio consenso en cuanto a que conflicto, cambio climático y política son una combinación volátil.

"No estamos en Iraq porque (la red extremista islámica) Al Qaeda estuvo allí, sino porque el petróleo está allí", dijo Mayfield.

Explicó que él y sus colegas se dieron cuenta de que tenían que ponerse a trabajar cuando el precio del gas subió a cuatro dólares el galón (casi cuatro litros) en Estados Unidos. Esto coincidió con la advertencia del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático en cuanto a que era imperativo reducir las emisiones de dióxido de carbono para impedir un colapso económico y ambiental.

Al no querer desperdiciar una buena crisis energética, en 2008 se creó el Centro de San Diego para la Biotecnología de Algas. El laboratorio fue diseñado para aprovechar el potencial de la industria de las algas bajo los auspicios del Instituto Scripps de Oceanografía, el Instituto Salk para los Estudios Biológicos y la Universidad de California en San Diego.

"El combustible que sale de las algas es muy similar al crudo que se extrae del suelo", dijo Mayfield, mientras todavía desempacaba cajas.

Los académicos de San Diego no son ajenos al sector empresarial. Junto con otros colegas de la Universidad, Mayfield ingresó a la industria de los biocombustibles hace ya varios años. Es uno de los miembros fundadores de Sapphire Energy, una compañía con un capital de 100 millones de dólares procedentes de la Fundación Bill y Melinda Gates, así como de socios inversores.

Aglomeradas en torno a la Universidad hay 15 incipientes empresas apostando a objetivos similares. "Necesitamos (estar) todos dentro. El mundo consumirá tanta energía como jamás hemos procesado", dijo Mayfield.

Ejemplificando la correlación entre el producto interno bruto (PIB) y el consumo de energía, ilustró el aumento de la demanda de combustible a medida que las economías crecen. "La competencia por la energía es insaciable", señaló.

La investigación sobre las algas atrae inversionistas por varios motivos. Ubicuos y de rápido crecimiento, estos organismos unicelulares convierten la luz solar en lípidos, que a su vez pueden ser convertidos en combustibles para transporte sin modificarlos mucho.

El biocombustible elaborado con algas asesta un fuerte golpe a sus rivales, dado que rinde 1.500 galones (unos 5.700 millones de litros) de carburante por casi media hectárea, entre 50 y 70 veces más que el etanol de maíz.

Otro atractivo es que las algas favorecen aguas turbias e incluso saladas, así como condiciones climáticas áridas. Esto tiene el potencial de que desiertos y otras tierras marginales, consideradas inadecuadas para la producción de alimentos, se utilicen para instalar plantas de procesamiento de algas.

Además, las algas absorben carbono durante la fotosíntesis, compensando el dióxido de carbono liberado durante la quema de combustible. Estudios preliminares sugieren que los combustibles elaborados en base a algas producen 60 por ciento menos de dióxido de carbono que el petróleo, tomando como referencia el ciclo vital de ambos productos.

La desventaja es el costo. La industria del petróleo y el gas poseen una ventaja considerable en términos de economías de escala, en lo relativo al descubrimiento, producción y transporte de combustible a los mercados mundiales. Extraer petróleo del suelo todavía es barato, si se lo compara con reinventar un modelo empresarial basado en las algas.

Estados Unidos ya ha recorrido esta ruta antes. Entre 1978 y 1996, su gobierno financió investigaciones sobre las algas, con resultados variados. El Departamento de Energía terminó determinando que no se podría producir algas en cantidades suficientes, a un precio suficientemente bajo como para competir con el petróleo.

Según Al Darzins, del Laboratorio Nacional de Energía Renovable de ese Departamento, la reducción del financiamiento tuvo más que ver con la baja del precio del crudo que con la viabilidad de las algas.

"Si se hubiera podido producir un barril de combustible de algas durante ese periodo, se habría estado en el entorno de los 60 a 80 dólares. Por supuesto, eso no podía competir con un barril de petróleo de 20 dólares", sostuvo.

Sin embargo, debido a las advertencias sobre el recalentamiento planetario, y a las preocupaciones sobre seguridad energética, ahora las algas son objeto de un segundo vistazo. Quienes promueven las energías limpias argumentan que en un plazo de cinco a 10 años existirá la tecnología para producir combustibles en base a algas en grandes cantidades.

El Laboratorio Nacional de Energía Renovable reinstauró su programa de investigaciones sobre algas en 2006. Actualmente, en el mundo hay unas 150 compañías dedicadas a este tema.

"Soy optimista en cuanto a que esto puede cambiar el juego. Pero también soy realista en el hecho de que en materia de ingeniería y biología hay muchos desafíos que tenemos que resolver", dijo Darzins para este artículo.

La estrategia de carbono de California es tal vez precursora de la 15 Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, que tendrá lugar del 7 al 18 de diciembre en Copenhague.

Existe un mandato estadual de reducir las emisiones de dióxido de carbono, mejorar el rendimiento del gas y alentar proyectos que empleen tecnologías verdes. La ley de ese occidental estado requiere que, para 2010, las empresas privadas obtengan 20 por ciento de su electricidad a partir de fuentes renovables. También se prevé que ese porcentaje se eleve a 33 para 2020.

El cumplimiento de esos objetivos ha estimulado el desarrollo y las inversiones para lograr tecnologías limpias. En San Diego hay 153 empresas que se centran en cada aspecto del sector de la energía renovable, desde la construcción de automóviles eléctricos a la fabricación de paneles solares residenciales de bajo costo.

Cuando los políticos se reúnan en la capital danesa buscarán maneras de aliviar el dolor que supone la transición a una economía baja en carbono. Investigar en tecnologías que puedan cimentar el camino hacia un futuro más verde debería ser una de ellas.

* Este artículo es parte de una serie producida por IPS (Inter Press Service) e IFEJ (siglas en inglés de Federación Internacional de Periodistas Ambientales) para la Alianza de Comunicadores para el Desarrollo Sostenible (http://www.complusalliance.org).

REINO MONERA


Morfología:
Está integrado por los organismos procarióticos, unicelulares y está constituido por bacterias y algas azuladas (cianobacterias), son más primitivos que los eucariotas. Todos ellos poseen ribosomas y una cadena circular de ADN asociada a una pequeña cantidad de ARN y una proteína no histónica, que no está encerrada dentro de una membrana.
Carecen de organelos delimitados por membranas (mitocondria, lisosomas, retículo endoplásmico, etc.). Se dividen por fisión binaria o por fragmentación y brotación, pero pueden tener recombinación genética.
El tamaño suele ser menor que el de los eucariotas. La membrana
celular de los procariotas carece de colesterol y de otros esteroides.
En las bacterias fotosintéticas, los sitios de la fotosíntesis, están en la membrana celular.
Poseen paredes rígidas; son hipertónicos con relación a su ambiente, si careciesen de paredes, estallarían.
En algunos procariotas la pared consta de 2 capas, una interna de péptido-glucano y otra
externa que contiene lipoproteínas y lipopolisacáridos.
Algunos tipos de bacterias tienen prolongaciones que se conocen como flagelos y pelos. Los pelos son unos bastones cilíndricos rígidos; son más cortos y más finos que los flagelos. A menudo existen centenares en una sola célula. Sirven para fijar la bacteria a una fuente alimenticia o a la superficie de un líquido.
Distintos tipos de bacterias producen colonias, aparecen cuatro grupos morfológicos:ü bacilos: formas rectas en bastón.
ü cocos: forma esférica.
ü espirilos: largos bastones en tirabuzón.
ü vibriones: espirales incompletas.
Los cocos pueden adherirse en pares, después de la división (diplococos); ocurrir en aglomeración (estafilococos), o formar cadenas (estreptococos).
Cuando los bacilos permanecen juntos se extienden unidos por sus extremos formando filamentos, porque siempre se dividen en el mismo plano (en forma transversal). En algunos géneros, estos filamentos son de aspecto fúngico.
Las procariotas se mueven de muy diversas maneras. Los flagelos pulsan con un movimiento rotatorio y son tan finos y las pulsaciones tan rápidas que es imposible ver este movimiento.
La mayoría de las procariotas son heterótrofos y la mayoría de los tipos se alimentan de materia orgánica muerta. Las bacterias y otros microorganismos son responsables de la descomposición y reciclado de la materia orgánica del suelo.
Evolución
El Reino Monera es el más antiguo de todos; y los procariotas contemporáneos, son los organismos más abundantes del mundo. Si bien se han descubierto fósiles de Monera en estratos rocosos que datan de hace 3.500 millones de años.
Una teoría que goza de gran aceptación, es la que afirma que las células procarióticas que comenzaron a vivir de forma permanente en el interior de otras células más grandes se transformaron en las actuales mitocondrias y cloroplastos de las células eucarióticas.
Los procariotas existen desde muy largo tiempo y evolucionaron como respuesta a diversas presiones de selección.
Ciertos rasgos, como la forma de la célula y de la colonia habían surgido de manera reiterada; pero otros, como la pared celular, la capacidad de fotosíntesis y la aptitud para formar esporas, se han perdido en forma independiente en una cantidad de linajes.
Hábitat- Adaptación
Las bacterias no sólo son organismos que viven en las plantas y animales causándoles daños, también habitan suelos, estanques, lagos, arroyos, fuentes hidrotermales, glaciares, cerca de los polos,
tanques de almacenaje de gasolina, etc.
A su vez las bacterias son las principales desintegradoras de casi todos los ecosistemas. No solo degradan los restos muertos de organismos mucho más grandes, sino además liberan las moléculas y los átomos constituyentes de estos para dejarlos a disposición de otros miembros de la comunidad.
Aunque la mayoría sea beneficiosa para la vida en los ecosistemas y las comunidades humanas, otros representantes constituyen un aspecto negativo al funcionar como agentes causales de enfermedades.
Algunas procariotas son simbiontes de células eucariotas, y viven en su interior. Las evidencias indican, de este modo, que los organismos del Reino Monera aparecieron pronto en la historia de la Tierra, antes de que la atmósfera tuviera oxígeno disponible. Ciertas bacterias de hecho son capaces de vivir sin oxígeno, y en determinados casos no pueden vivir en su presencia.
Algunos viven como organismos libres y otros forman colonias poco complejas.